Fobia Social
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Últimos temas
» El rincón del desahogo
por Tiara Hoy a las 7:06

» Para expresarse de cualquier tema
por maelope Hoy a las 2:04

» Di lo que te apetezca
por Okami Ayer a las 23:12

» Baja
por Okami Ayer a las 23:01

» La terapia conductiva la conduzco yo.
por becerro_de_oro Ayer a las 22:36

» Han pensado que quizás los sanos seamos nosotros??
por Tiara Ayer a las 21:24

» Hola
por anonimo79 Ayer a las 21:16

» Paroxetina,que opináis de tomarla?? experiencias??
por anonimo79 Ayer a las 21:15

» Hola
por torko Ayer a las 21:05

» ¿Cómo te sientes musicalmente?
por Amarillo Ayer a las 20:03

» Tu palabra en este momento
por Amarillo Ayer a las 20:01

» Encuesta: ¿tienes o has tenido pareja?
por Amarillo Ayer a las 19:59

» Si pudiera te diría...
por Desdibuja Ayer a las 18:54

Los posteadores más activos de la semana
Tiara
Tinieblas. I_vote_lcapTinieblas. I_voting_barTinieblas. I_vote_rcap 
maelope
Tinieblas. I_vote_lcapTinieblas. I_voting_barTinieblas. I_vote_rcap 
Okami
Tinieblas. I_vote_lcapTinieblas. I_voting_barTinieblas. I_vote_rcap 

 
Crear foro

Tinieblas.

Ir abajo

Tinieblas. Empty Tinieblas.

Mensaje por becerro_de_oro Jue 13 Ene 2022 - 7:49

El cielo era frio, glacial, y helaba los huesos, mientras la ciudad despertaba se podían oír el gemido de los coches pasar por la avenida. Era una zona muy concurrida, pues albergaba al ultimo ser con vida del planeta. Él escribía sus crónicas en un diario, y como él decía "veía los muertos pasar".

Todo empezó o terminó con una guerra, luz y oscuridad. El equilibrio se desdibujó pero pronto volvió a su cauce. El hecho es que cuanta más tiniebla hay, más hambre de luz germina en nuestro alrededor. Y ni millares de tumores muertos pueden evitar que brille el sol. Él siempre está allí, imponente, invicto. Y nosotros no podemos evitar adaptarnos al clima.

Ella vestía ropa de mosquita muerta, a distancia se la veía venir. Sus escasos pechos ya denotaban que le faltaba vida, y por eso estaba orgullosa de su culo. Por su cerebro no entraban ni moscas, había perdido una oreja y con ello todo su juicio. Quizás fuese por una aventura. Los derechos de la mujer aun están por mejorar. El caso es que llevamos así décadas.

El ser vivo suspiró, usaba walkmans todo el día pues desistió al intento de cortarse la oreja, mientras cantaba las canciones en un acto de asimilación. Todas eran en ingles, de ritmo repetitivo y daban buen ambiente. Sus ciclos sexuales eran anómalos, había temporadas en que llenaba la habitación de clínex y otras en que no se comía ni una aceituna.

La resplandeciente soñaba con ser acunada día y noche por el demonio. El amor lo era todo para ella, por eso bestia de rosa. Como Eros y Thanathos pero en versión porno. No tardó en dar a luz, fue la primera, y tenia tantos perros que nadie sabia quien era el padre. Un Carpe Diem constante. No pensaba, sentía. ¿Se pueden tener más moscas en la cabeza? Por eso la mosquita muerta la odiaba. Que se le va a hacer, aquellos que desean vivir es que en realidad desean morir, dice una viejo proverbio chino. Y la muerte se ríe de la vida, pues ha llegado antes.

Finalmente estaba el vampiro trabucón, se pasaba horas y horas en la cama. ¿Para que los preliminares si ya estas muerto? Solo deseaba sangre y almas. Y eso era su infierno particular: la sangre. Se podría decir que había que cambiar las sabanas cada día y lavarlas con lejía. Por eso estaba desencantado. Si no fuera por emociones fuertes no se sentiría vivo. De eso va la fase maniaca y la fase depresiva: soledad y amor.

Pero no hay que olvidar al ejemplo a seguir, el pobre desgraciado que ha estado toda su vida tratando de alcanzar la meta y no ha logrado nada. Ingles impecable... Hasta chino. Y no por méritos sino por mecánica. Él hacia lo que debía hacer cuando debía hacer. Por eso se lo rifaban las grandes empresas y era... el preferido. Pero que poco vale el precio de ser el mejor. Su dinero siempre era escaso.

Todas este bestiario albergaba la ciudad, y mucho más. Cerdos, unicornios, perros... eran en si los habitantes ejemplares de la metrópolis. Pues todos aquí hemos aprendido a callar o hablar poco. Basta con ver como en los pueblos todos se saludan y en la ciudad no te atreves ni a entrarle a una tía de toma pan y moja que está a dos pasos de tu alcance.

Pero a lo que iba, de esta fauna, unos eran guays y otros eran silenciados. Eso es, los vivos eran charlatanes sin remedio que a base de golpe de sermón callaban. Y los muertos con su resonancia llegaban hasta donde el hombre jamas ha llegado. La vida láctea no, más bien un agujero negro.

Y en eso reside el encanto de la vida <<que más vale estar muerto>>.
becerro_de_oro
becerro_de_oro
Usuario Destacado
Usuario Destacado

Mensajes : 281

A Desdibuja le gusta esta publicaciòn

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.